martes, 9 de agosto de 2016

Proyectos ricos, ricos,... Ikastolas

Cualquier día es bueno para traeros una muestra de un proyecto educativo rico, rico... De eses que hará las delicias de los más pequeños. Se trata de las Ikastolas, para conocer un poco de su historia pinchad aquí

En este reportaje tenéis una pequeña muestra de cómo son, lo qué hacen,... Pero sobre todo es una muestra de que si se quiere se pueden hacer las cosas de una forma más respetuosa con la infancia.

Me gustan estas escuelas porque ponen en valor los detalles de lo cotidiano: hechos tan simples como que las familias entren adentro de la escuela, el valor del aprendizaje intergeneracional, el contacto con la naturaleza,... son condimentos que le dan sabor a las escuelas.

¡No os lo perdáis!

domingo, 31 de julio de 2016

Educadores en lucha...


En mis últimos años he visto como especialmente a finales de julio y a lo largo de agosto se lanzan ataques contra los profesionales que trabajan en esta etapa: recortes de personal, eliminación de plazas de usuarios -niños- (aun habiendo demanda de ellas), eliminación de servicios (supresión del servicio de limpieza o del servicio de comedor), inversión económica para el nuevo curso 0 o la mínima cantidad, cierre de escuelas,... 

Mención especial, digna de hacer, para esas escuelas que en pleno mes de agosto no saben como se presenta el nuevo curso -haberlas hailas-:¿abrimos hasta las 4 o las 8?, ¿cuántas unidades habrá?, ¿continúa todo el personal o se va a la calle?,... Esta situación mejora cuando os digo que el plazo de matrícula acabó en mayo-junio por lo que hubo tiempo para sentarse, organizar y tomar decisiones. Pero "la guarde" es de segunda instancia, es morralla, pero tranquilos sí que hubo tiempo para sentarse, organizar y tomar decisiones sobre las grandes fiestas que va a haber en el pueblo/ciudad en el mes de octubre.

Todo esto es una muestra del desprestigio al que someten al 0 a 3 y a los profesionales que trabajan en esta etapa. Ya lo dije en algún momento pero vuelvo a insistir: a los de arriba le importamos un carajo. Pero también los que estamos dentro de esa etapa (educadores, familias,...) somos complices de ese trato vejatorio al que se la somete. 
Veréis...

1. La apología del silencio: No decir nada, no mostrar la realidad de los profesionales y de la escuela, es el "quieto y callados" ante figuras que mueven los hilos (directores, alcaldes, concejales,...).

2. El síndrome de yupilandia: Mirar para el lado bonito de la vida es fantástico pero a veces hay que visibilizar los problemas, las necesidades que tenemos,...  De tener en cuenta que hay que alzar la voz ante quien le corresponde, porque de nada vale que en las reuniones de profesores nos quejemos todos de lo mismo sino lo hacemos ante quien hay que hacerla. Evidentemente no vamos a pedir un educador para cada niño ni vamos a pedir 6 educadores cuando solo hay necesidad de 3.

3. El culto al miedo: Miedo a las represalias, verbalizaciones del tipo "a ver quien se mete con los de arriba",...

4. El culto a la apariencia: Tener al responsable del servicio delante y decirle "todo va bien, no pasa nada",... 

5.  El "mientras no me pase a mí": Conozco educadoras que estaban "fijas" que un día ya no eran tan fijas pero la realidad es que tuvieron muchas oportunidades de mostrar su realidad y no lo hicieron. Yo os pregunto: ¿de quién es la culpa?

Esto pasa  en muchas comunidades en Asturias, Galicia, Castilla y León,... Hay que ser cautos porque el problema de esas estrategias es que como se abuse de ellas podemos acabar en una nube muy alta y el problema de estar tan alto es que nos podemos caer  y meternos una hostia tremenda

Desde Renacuajos infantil admiramos y loamos la lucha que están haciendo desde Asturias, especialmente desde AEIPA (Asociación de Escuelas Infantiles Públicas de 0 a 3 años de Asturias) para que vean el trato vejatorio que sufre la etapa y los profesionales.

No estaré en la manifestación del próximo día 1 pero comentar que tienen todo mi apoyo y os animo a participar en sus reivindicaciones bien asistiendo a las manifestaciones que organicen, firmando en las campañas de change.org (os pongo algunas a continuación, si hay más pasadme los enlaces y las añado) y difundiendo todo lo que podáis. 



¿Y qué os digo a todos los profesionales que trabajáis en esta etapa?

Ahora que en unos días empieza el curso es el momento de buscar soluciones a problemas que están presentes en el día a día de los trabajadores y de la escuela, temas considerados en muchos casos "políticamente incorrectos" como: las horas extras que no se recuperan ni se pagan, pérdida de días de asuntos propios -salvo extrema necesidad- porque supone cargar con horas demás a otro compañero -éste no se le va a compensar de ninguna manera-, escuelas que viven muy al día y hasta el último momento los educadores no saben que va a pasar con ellos, plazas de niños que no se ocupan (habiendo demanda de ellos), etc. etc.

Añado que no es una cuestión de "decir" sino de luchar por ello y eso en algunos momentos implicará ser "políticamente incorrectos" (manifestaciones, huelga, movilizar a las familias, ruedas de prensa,...). Siempre hacerlo desde el respeto que se merece esta etapa, con la cabeza alta y sobre todo sin miedo: "vivir con miedo, es vivir a medias".

Lograr un primer ciclo de educación infantil de calidad y con calidez es cosa de todos (educadores, cocineros, limpiadores, familias, vecinos del barrio,...).

miércoles, 27 de julio de 2016

El lado oculto de la acción de "dar"

Situación 1. 

En el patio de la escuela juega un grupo mixto de 15 niños de entre 1 y 3 años. Mario es un niño de unos 18 meses que viene corriendo junto mía y me da una flor. Le pregunto si es para mí. El asiente pero acto seguido me la quita y se lanza a jugar en el arenero. Mi actitud es quedarme callada y seguir a lo mío. 

Situación 2. 

En un grupo mixto de 6 niños de entre 1 y 3 años que juegan libremente en el aula. Suena el timbre, salgo del aula, regreso con un bebé que llevo para el rincón blando y María, niña de 26 meses, le acerca un sonajero para que juegue. Agradezco a la niña que haya tenido ese detalle.

Situación 3.

Después de unos días sin ver a una educadora que se ha ausentado, varios niños -por propia iniciativa- se lanzan muy efusivos a darle besos y abrazos.
_____

Pueden parecer tres situaciones muy diferentes pero en ellas hay algo común: La acción de "dar".

Explicar todo lo que hay detrás de esta acción cotidiana es un poco difícil porque las palabras se quedan cortas para explicar toda la carga que hay detrás de esa acción.


Cuando alguien "da" algo a otra persona: en cierto modo el que "da" busca ser acogido por el otro o dicho de otra manera empleando el objeto se sitúa en el lugar del otro. 

En la Situación 1, anteriormente descrita, el niño vuelve a tomar su objeto, no es algo raro, ni hay maldad en ello. En cierto modo nos muestra su deseo de autonomía y separación. Estos momentos de acercarse-separarse están muy presentes en la escuela y deben ser respetados por parte de los educadores. 

Cuando veo a un educador que plantea la típica actividad de estimulación temprana en la que trabaja el "dar"... Me chirría. Supongamos que estamos en un aula de 0 a 1 año: un educador le da a un bebé de 7 meses un objeto y le invita verbalmente a que le devuelva el objeto, como no lo hace el educador agarra la mano del bebé, le coloca el objeto, se la cierra para que no se le caiga y luego se lo quita de las manos mientras dice "ahora me los has dado, muy bien Salomé". Seguimos repitiendo la dinámica hasta que el adulto le pone fin.

¿Por qué no comprendo este tipo de actividades?

Porque son oportunidades de aprendizaje forzadas por el adulto, por lo que no son significativas. Además hay un cierto cáliz de adoctrinamiento por parte de los adultos con su insistencia y manipulación de la mano del niño.

Siendo clara estaría dentro de esas actividades de estimulación que se emplean como relleno del tiempo que el niño pasa en la escuela.  

La situación en la que el adulto trabaja la acción de "dar" pone de manifiesto como el adulto quiere ser aceptado por el niño, pero en ningún caso debe imponer su criterio y coaccionar al niño a coger su objeto. El adulto debe aceptar y valorar que el niño rechace el objeto, la comunicación, el contacto, la relación,... El papel idóneo del maestro es estar disponible, escuchar y no imponerse.

Un aspecto del que nos olvidamos en el aula es que somos ejemplo. Los niños son esponjas de lo que hacemos, cómo lo hacemos, lo que decimos, cómo lo decimos,... Por eso es clave que los adultos de alrededor "den" de manera consciente y respetuosa objetos a otros adultos, niños,... Si "dar" consciente y respetuosamente está en su entorno, la acción un día brotará por propia voluntad y nosotros como adultos los acompañaremos en esa acción tan significativa y grata.

Es sorprendente pero pocos adultos saben "dar"... Hablo de "dar" de forma consciente y respetuosa. Para ello debemos de conectar con nuestro corazón para no ser toscos, tenemos que pensar y ser conscientes de nuestras manos, de cómo las movemos, de cómo las colocamos para dar y para recibir, ojo con las prisas, cuidar las miradas, mimar el tono de voz, ojo con lo que decimos y el cómo lo decimos, ojo con las distracciones como el teléfono o los gritos,... 

Hay acciones muy significativas en la escuela que están muy desaprovechadas y muy estandarizadas por los programas de estimulación temprana que en muchos casos son considerados como la panacea para un óptimo desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los más pequeños.

miércoles, 13 de julio de 2016

Insignia colaboración de Un proyecto entre todos

Recibimos de la mano de Un proyecto entre todos la insignia de colaboración durante el curso 2015/2016.


UN PROYECTO ENTRE TODOS surgió gracias a la iniciativa de cinco maestras blogueras (de infantil y de educación especial) "con inquietud por compartir sus conocimientos, experiencias, actividades, recursos, etc. entre ellas. Y más allá de eso, de la posibilidad de compartirlo también con todos aquellos blogs que se quieran apuntar a esta aventura".

Así que... 

 -Mil gracias Ana del Blog “AULA TIC
- Mil gracias Fini del Blog “MI GRIMORIO ESCOLAR
- Mil gracias Mireia del Blog “MÓN INFANTIL
- Mil gracias Miren del Blog “LA CLASE DE MIREN
- Mil gracias Noelia del Blog “MI COLE AL DÍA

¡Es tan agradable encontrar proyectos tan inspiradores como éste!

miércoles, 15 de junio de 2016

Sobre la fiesta de fin de curso...

Las incongruencias de la escuela...

Veo mucha preocupación por preparar la fiesta de fin de curso, mucha reunión para preparar todo, mucha quedada para montar todo el tinglado, muchas verbalizaciones del tipo: "vienen los padres y no puede ser una mierda", "podemos hacer una piñata", "podemos sacar la piscina", "tenemos que preparar algo especial",... Pero... 

¿Dónde está esa vocación y esa energía por hacer cosas el resto del curso?

Como a la fiesta van los padres desde la escuela se quiere guardar la apariencia: "molamos mucho" "somos geniales", "mirad como nos lo curramos",...

Lo lamentable y lo que me hace revolverme es que ese ímpetu no está presente el resto de curso. 

Por supuesto podemos celebrar la fiesta de fin de curso pero de "otra" manera que responda a las naturaleza de los niños y no anteponer un lavado de cara de la escuela  ni el sentido estético de la parafernalia que se monta (no me discutiréis que ver un baile de unos niños de 2 años o ver desfilar a vuestros niños para recoger un diploma no es mono).

Para la fiesta: se hacen reuniones de equipo cuando el resto del año tenéis problemas entre vosotras de comunicación, el equipo se une para preparar los decorados y el resto del año no sois capaces de poneros de acuerdo ni para seleccionar material para la escuela, se llama al de mantenimiento para que haga una puesta a punto de la escuela y el resto del año para que aparezca hay que rezar una novena y aún así...

Ese ímpetu, esas ganas de hacer cosas, esa energía, ese buen hacer,... deberían de estar presentes el resto del curso y no solo en momentos puntuales. Esa preocupación por "dar una buena imagen" debería de volcarse en cuidar cada momento que los niños pasan en la escuela y hacer que cada segundo que pasen allí sea "especial".

domingo, 22 de mayo de 2016

Lo realmente importante de mí día a día...

Parándome a reflexionar en mí día a día en la escuela para nada se me viene a la cabeza las fichas, las manualidades, las normas ridículas que a veces se imponen a los niños, la parafernalia que se monta con la fiesta de Carnaval o de fin de curso, la fila,...

¿Sabéis lo que sí se me viene a la cabeza?



Una mirada:

Me acuerdo de ese bebé que me mira, que me busca,... para contarme algún cuento o para que simplemente le dedique una sonrisa.

Esa niña que todavía no habla pero tiene la mirada triste porque su madre se ha ido unos días de viaje.

Un olor:

¡Qué bien huele la escuela cuando hacemos pan! 

Una observación:

¡Hay tanto para observar en nuestro entorno!
Recuerdo el día que descubrimos una araña en clase o el día que salimos al patio y descubrimos un hormiguero. 

Tocar y tocar:

¡Hay en escuelas donde se prohíbe tocar a los niños! Escuelas donde se ponen materiales a disposición de los niños pero se limita sus posibilidades de uso.

A mí me gustan que toquen, que metan las manos hasta el fondo del arenero, que se embarren hasta las cejas, que se mojen, que metan las manos en tierra o en harina, que exploren diferentes formas de tocar: metiendo toda la mano; tocando con un solo un dedo; sumergiendo las dos manos a la vez o sólo una; colocando las manos en forma de cuenco y probar a sumergirlas a ver que pasa,...),...

Los afectos:

Un abrazo, un beso,...

Cualquier momento es bueno para recibirlo o darlo. Aunque sean en esos momentos en que tienen que cumplir rituales que tendrían más sentido en una academia militar que en una escuela infantil, como puede ser a la hora de la comida:

¡Vaya bronca me comí el otro día a la hora de la comida por permitir que un niño se levantara de la mesa para darme un abrazo!

Un sonido:

El día que estábamos en clase y empezó escucharse tronar, fue una delicia para los oídos de la profe y de los niños. Así el fenómeno meteorológico se convirtió en una motivación para jugar.

Un estornudo, la tos,... no son elementos disruptivos en el aula. Se convierten en elementos de juego, de estimulación para los más pequeños.

Los cuidados: 

Tenía un profesor que decía que teníamos que hablar de la pedagogía de mirar la temperatura, de la pedagogía de sonar los mocos, de la pedagogía de cambiar un pañal, de la pedagogía de consolar a un niño que ha sido mordido por un compañero,... Esto es relevante y no las fichas ni las manualidades ni el relleno de actividades que se hace durante el tiempo que los niños están en el aula.


Seguro que se me han quedado cosas en el tintero pero no me quería extender mucho. Así que ahora os lanzo la pregunta: ¿qué es lo realmente importante en vuestro día a día con los más pequeños?

lunes, 9 de mayo de 2016

Busca al pajarito

Me gusta usar ilustraciones en mi trabajo con los más pequeños.

Me parece un buen recurso para trabajar la atención, estimular el lenguaje, ganar agudeza visual, etc., etc.

Sé que son muy pequeños y puede ser difícil centrar la atención pero me ayudo de recursos para atraerla: por ejemplo la mascota de clase les cuenta algún cuento sobre la lámina en la que:

Un pájaro despistado se perdió en medio de las palomas ¿me ayudáis a encontrarlo?


A partir de esta lámina seguro que surgen otras oportunidades:

- Cuenteo de pájaros.
- Observar y hablar: ¿qué ven?, ¿qué hacen?, ¿qué colores identifican?,...
- En expresión corporal somos pájaros.
-(...)

No buscamos resultados sino crear un contexto motivante para ellos, a partir del cual aprenden. 

¿Qué os parece?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...